(2021-2022) «Proyecto de inversión integrado en el marco del proyecto de acción humanitaria y desarrollo: Acompañamiento en el proceso de asentamiento de la Comunidad Mam Cajolá»

Tipo de Proyecto: Cooperación Internacional

Ubicación: Comunidad Mam Cajolá, Champerico

Inicio/Finalización proyecto: 2021 / 2022

Ámbito de intervención: Acción Humanitaria y Desarrollo

Objetivos generales de la intervención:

Garantizar las condiciones esenciales de gobernanza, planificación territorial y resiliencia, con perspectiva de género, pertinencia cultural y medioambiente, de la Comunidad Mam Cajolá, formada por 267 familias indígenas, en su mayoría mujeres madres solteras y viudas, recientemente reubicadas en el municipio de Champerico, Retalhuleu, Guatemala.

Financiación: Diputación A Coruña

Entidades socias locales y colaboradoras: ASIOPRADI

Titulares de derechos: 267 familias que forman la Comunidad Mam Cajolá, población desplazada desde el altiplano guatemalteco que tuvieron que emigrar por motivos políticos (tras el conflicto armado que finalizó en el año 1996) y/o socioeconómicos, buscando unas mejores condiciones de vida entorno a la cabecera Municipal de Champerico y a los recursos agrícolas y pesqueros de la zona

  • Directamente: 769 personas
  • Indirectamente: 7.840 personas

Presupuesto total: 

 

 

Tras un largo proceso de gestión que ha durado ocho años, 267 familias indígenas de la etnia mam, en condiciones de alta vulnerabilidad lograron, en diciembre de 2019, un crédito del Fondo de Tierras para la compra de la Finca Cuchumatanes, en el municipio de Champerico, en Guatemala, naciendo de este modo, a principios del año 2020, la Comunidad Mam Cajolá. Actualmente estas familias están en el proceso de reubicación y asentamiento en la finca que no está registrada como un lugar poblado, sin planificación, servicios básicos o infraestructuras y con unas estructuras organizativas internas todavía incipientes.

El proyecto se acota a las acciones que se consideran de mayor urgencia en esta primera etapa de asentamiento, atendiendo, por un lado, a las necesidades más inmediatas y, por otro, a aquellas que solo se pueden hacer en esta etapa inicial y que garantizarán unas bases estables para su crecimiento y desarrollo comunitario. Concretamente se centra en consolidad dos aspectos fundamentales para abordar la situación de crisis humanitaria:

1- La construcción de un módulo de sanitarios secos ecológicos que de servicio al albergue comunitario para la protección frente a desastres y emergencias.
2- Tener a disposición de la comunidad recursos logísticos de movilidad y transporte para garantizar la gestión eficaz y de calidad de la crisis.