¡SígueLO! «BAN CHIUNKLAL» (El buen vivir)

Contextualización

Guatemala es uno de los países con mayores desigualdades del mundo (índice Gini de 0,63), entre otras razones destaca la injusta distribución de la tierra: según datos de El País, el 8% de los propietarios concentran el 80% de las tierras productivas.

Las comunidades con las que trabajamos en Guatemala son poblaciones campesinas, mayoritariamente indígenas y desplazadas que, a través de un proceso conocido como la lucha por la tierra han logrado asentarse en pequeñas comunidades de la costa sur del país, donde actualmente viven y trabajan.

El principal medio de vida de las familias de estas comunidades es el cultivo de maíz y ajonjolí, el primero, principalmente, para el autoconsumo y, el segundo, para la venta. Las sequías prolongadas de los últimos años y la contaminación de sus tierras por los pesticidas que emplean las grandes explotaciones de caña de azúcar que colindan con sus comunidades han provocado importantes pérdidas económicas para estas familias. Como consecuencia de esta situación la población no ha tenido la capacidad de ahorro para cubrir algunas de sus necesidades básicas, entre ellas su derecho a una vivienda y a un entorno domiciliar adecuado.

Arquitectura Sin Fronteras trabaja desde el año 1997 en esta región promoviendo el derecho a una vivienda digna para estas personas. Ahora, gracias a tu colaboración, una familia más podrá ser incluida este año en el proyecto.

 

Proceso de priorización de las familias

La priorización de las familias participantes es el primer paso para poner en marcha el proyecto. Este es un momento clave, en el que participan muchas personas y que requiere diferentes procesos que aseguren que las familias sean aquellas en condiciones de mayor vulnerabilidad. Por este motivo, el proceso requiere mucho tiempo para poder garantizar una correcta decisión.

La priorización se lleva a cabo de manera participativa con el conjunto de la comunidad, lo que propicia, al mismo tiempo, un espacio de empoderamiento comunitario en el que se asume que los déficits habitacionales son un problema colectivo y no una cuestión individual.

Las estructuras comunitarias, líderes y lideresas electas, se reúnen para seleccionar, en primer lugar las comunidades en las que se van a intervenir y después las familias con las que se van a trabajar. Este proceso se hace a partir de los siguientes criterios de priorización consensuados y asumidos de manera colectiva:

  • Familias en condiciones de emergencia habitacional
  • Mujeres viudas y solteras con hijos a su cargo
  • Familias con alguna persona con una enfermedad crónica o algún tipo de discapacidad.
  • Familias numerosas
  • Familias comprometidas con la limpieza y mantenimiento de las infraestructuras

Para la priorización, los líderes y lideresas comunitarias visitan a las familias y realizan un primer diagnóstico. Tras esta visita elaboran un listado que es compartido y debatido en la asamblea comunitaria. Una vez que este listado es ratificado, el equipo de ASIAPRODI y ASF lleva a cabo una visita final para verificar que dichas familias cumplen con los criterios establecidos.

Desarrollar este proceso participativo de selección de las familias es el camino para poder garantizar la sostenibilidad del proyecto, promover que la vivienda y el hábitat son un derecho colectivo y fomentar el liderazgo y la autonomía de la comunidad en su propio proceso de desarrollo humano.

¡Este crowdfunding está cerrado!

A finales del 2018 Arquitectura Sin Fronteras se presentó en una campaña solidarida conocida como  Giving Tuesday  a través de este proyecto, llevado a cabo por la DT de Galicia. ASF recaudó los fondos necesarios para llevar a cabo una mejora de una de las viviendas del proyecto. 

¿Quieres saber más sobre el Giving Tuesday?